Bienvenidos a vuestro blog Arquitectura y Diseño, donde cada semana compartiremos con todos vosotros proyectos de relevancia, tanto elaborados desde el estudio, como realizados por arquitectos e interioristas de referencia internacional.

arquitectura-y-diseño

Arquitectura y diseño es la plataforma para todos vosotros donde os podremos asesorar ante cualquier duda que tengáis, ofreciendo una solución lógica y coherente.

Somos un equipo especializado en arquitectura de interiores y creemos en un diseño sostenible y de calidad, un interiorismo racional que no implique asumir grandes costes económicos, por este motivo optimizamos todos los recursos disponibles por el cliente para ofrecerle el mejor proyecto dentro de su presupuesto.

No dejéis de seguir nuestro nuevo blog!

miércoles, 17 de febrero de 2016

Hitos de la Arquitectura: La casa danzante o Los bailarines de Praga

Si eres un apasionado de la arquitectura contemporánea, uno de los edificios más curiosos que puedes encontrar al recorrer Europa, es sin duda la Casa danzante o Dancing House de Praga. Construido durante los años 1994 hasta 1996 por los arquitectos Frank Gehry y V. Milunic, contratados por la empresa Nationale-Nederlanden, ocupa aproximadamente unos 5400 m2. 


Pero no es precisamente su tamaño lo que más llama la atención en esta espectacular obra de ingeniería arquitectónica, sino su singular diseño. Cuando paseas por la calles de Praga y lo avista de lejos, la primera sensación que te da es encontrarte ante dos figuras gráciles que bailan siguiendo el ritmo de la música. Increíble sobre todo si piensas que se trata de un edificio hecho de cemento, de cristal y de acero. 


Si quieres localizar geográficamente esta construcción, se encuentra ubicada en la calle Resslova Street, muy cerca de la estación de metro de Karlovo Námestí, a las orillas del río Moldava, entre edificios de estilo neoclásico. No dudes en visitarla si tienes la oportunidad de viajar a Praga. 

El edificio está compuesto por dos cuerpos que son conocidos popularmente con el nombre de «Fred» y «Ginger», en honor a los dos grandes bailarines del siglo XX, Fred Astaire y Ginger Rogers, mundialmente famosos por sus películas musicales. Lo cierto es que el primer nombre que se barajó para esta construcción fue el de Fred and Ginger, pero fue descartado para evitar las posibles referencias a Hollywood. Uno de estos cuerpos, el que se correspondería con Ginger, se estrecha en su mitad y es sostenido por pilares curvos. 

Transmite una gran sensación de ligereza gracias a que está revestido de cristal. El segundo, fabricado con cemento, es paralelo al río y sigue su forma ondulante, lo que le da todavía más dinamismo al conjunto. Este efecto se incrementa gracias a las sinuosas molduras que recorren sus ventanas y a los armazones salientes que se extienden por su estructura. La distribución adquiere mayor dinamismo gracias a sus ventanas desalineadas. 

Además de lograr una mayor sensación de movimiento con este truco, estéticamente permiten corregir ciertas irregularidades arquitectónicas, como el hecho de que el edificio tiene dos ventanas de más, que serían fácilmente evidenciables si éstas estuvieran alineadas. Los tonos de la construcción son muy parecidos a los utilizados en los edificios neoclásicos que lo rodean, para que no resulten tan discordantes con el resto de edificaciones. 

Este cuerpo está coronado por una especie de cúpula compuesta por piezas de acero en forma de tiras, curvadas y enlazadas entre sí. Si estás de turismo puedes visitar su planta baja y la más alta, pues ambas están dedicadas al sector servicios. Mientras que la planta baja contiene tiendas donde comprar recuerdos de tu estancia en Praga y una cafetería, todos ellos locales con fácil acceso desde la plaza pública, la azotea, en la octava planta, está destinada a la ubicación de un restaurante con vistas panorámicas de la ciudad. 

No es de los más económicos, pero merece la pena visitarlo. El resto de las plantas, de la segunda a la séptima, son utilizadas como sede de las oficinas nacionales holandesas, por lo que el acceso al público no está permitido. Seguramente sus empleados se sienten muy afortunados por poder contar con el extraño privilegio de poder trabajar todos los días en semejante edificio. Cuando se inició la construcción 

La casa danzante, ésta resultó muy polémica, sobre todo porque destacaba en exceso frente al resto de los edificios del barrio. No obstante, el entonces presidente checo Václav Havel, apoyó fervientemente su construcción para aumentar el turismo cultural de la zona. Podemos decir, sin duda, que logró salirse con la suya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario